lunes, 13 de marzo de 2017

Día 13: Misericordia.

"Porque misericordia quiero".
Oseas 6:6 
Y levantándose, vino a su padre. 
Y cuando aún estaba lejos, 
lo vio su padre, 
y fue movido a misericordia, 
y corrió, y se echó sobre su cuello, 
y le besó.
Lucas 15:20
Reflexión:
Mi amigo Jim cada mañana caminaba hasta la parada del bus y veía salir de entre los andrajos aquel hombre que dormía en la puerta de un negocio. Debía tomar sus enseres y salir a vagar por la comuna para evitar una detención policiaca.
Aquella mañana hacía más frío que de costumbre.
Jim pasó al carrito que se coloca en la esquina y pidió un café con leche. De pronto miró a lo lejos al hombre y su corazón se compadeció de él. Compró otro café y juntos bebieron en amena conversa.
El vagabundo –para su sorpresa-, era todo un intelectual que, por circunstancias largas de contar, había derivado a una situación de calle y extrema pobreza.
Basta un gesto de amor y Cristo puede mostrarse en actos aun tan pequeños como regalar un café, un pan o una conversación al que lo necesita.

La prisa es uno de nuestros peores enemigos.
La prisa nos impide mirar, sentir compasión, pensar en el otro.
Yo era aquel desvalido, necesitaba una palabra, un gesto de amor. Jesús vino, me dio de comer, me vistió con vestiduras de dignidad, me perdonó y me concedió el estatus de hija de Dios. Y nos dio su mismo amor para que sea distribuido entre los necesitados.

Estos días que no hemos comprado carne nos ahorramos un dinero. Que sea bien utilizado, tal vez en ayudar con algo de comida al que nos pide, o al que vemos carente de lo básico.
No sé quien dijo "podemos dar sin amar pero no podemos amar sin dar".
Un plus para el ayuno.

Oración:
Por la Iglesia de Dios establecida en Chile, sin importar su denominación, para que haya unidad y una correcta predicación de la Palabra.

*****************************
Bonus:
Misericordia:
1. f. Virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los sufrimientos y miserias ajenos.
2. f. Pieza en los asientos de los coros de las iglesias para descansar disimuladamente, medio sentado sobre ella, cuando se debe estar en pie.
3. f. Puñal con que solían ir armados los caballeros de la Edad Media para dar el golpe de gracia al enemigo.
4. f. Rel. Atributo de Dios, en cuya virtud perdona los pecados y miserias de sus criaturas.
5. f. p. us. Porción pequeña de alguna cosa, como la que suele darse de caridad o limosna.
 http://dle.rae.es/?id=PO8rYsZ


Ilusración: Pintura de "El regreso del hijo pródigo", Rembrandt.

2 comentarios:

  1. Dios nos mueva a misericordia como él se movió en favor nuestro.

    ResponderEliminar