domingo, 19 de marzo de 2017

Día 19: ¿Qué resultado hay?

" Entonces me dijo: 
Daniel, no temas; 
porque desde el primer día 
en que aplicaste tu corazón a entender 
y a humillarte en la presencia de tu Dios, 
fueron oídas tus palabras;..."
 (Daniel 10:12)
Reflexión:
En estas últimas semanas hemos buscado la Presencia de Dios,  hemos meditado en su Palabra con regularidad,  hemos renunciado a ciertos alimentos, sin duda estamos experimentando un tiempo especial de gracia y favor del Espíritu del Señor.
" El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él." (Juan 14:21).

El Señor nos dará nuevas ideas para todo proyecto.
Nos dará palabras sabias en el momento oportuno.
Palabras de consuelo, amor, paz en medio de los conflictos propios o de otros.
Nuestra confianza y fe en Dios serán fortalecidas a medida del avance.
Mental, espiritual y  físicamente hemos sido -y estamos siendo- renovados.
Vemos -y veremos-  respuestas a  oraciones.

Sin embargo, un ayuno no es una cura espiritual, como tomar una aspirina para algún dolor.
Cargamos 20, 30, 40 años de  inacción, desánimo, esperanzas, tristezas, alegrías, desasosiego, pérdidas, dudas, fe, pasividad y a veces hasta sentimientos de culpa.
Tal vez  este es apenas el inicio de una disciplina que puede acompañarnos el resto de nuestra vida -¿por qué no?- y una herramienta a la cuál recurrir de manera frecuente.
Así como necesitamos todos los días del Espíritu Santo, también necesitamos nuevos tiempos de ayuno delante de Dios, como la oración, dar, comer, leer, hacer ejercicio, reír, jugar, conversar.
Un ayuno de 12 horas cada semana ha sido muy gratificante para muchos cristianos.
Se necesita tiempo para construir  músculos espirituales.
Hemos practicado en nuestra Iglesia un ayuno semanal desde las 00.00 de la noche del martes a las 12.00 del día miércoles y estoy segura que hemos salido fortalecidos durante el año que pasó.

Si este ha sido su primer ayuno, felicitaciones.
Si lo ha dejado por el camino, ánimo. Tenemos muchos días (si Dios así lo permite) y muchas oportunidades de retomarlo.
Le animo a unirse a nosotros en el ayuno y la oración una y otra vez hasta que verdaderamente experimentemos avivamiento en nuestra vida personal, nuestros hogares, nuestras iglesias, nuestra nación  y en el mundo.

Oración:
Para que Dios derrame un profundo amor en nuestros 💓💓💓 por las almas perdidas y por cada uno de nuestros consiervos.

*********************************
Bonus:
Algo para leer:
El ayuno para la liberación y el avance.
https://books.google.cl/books? 

El ayuno como un beneficio.
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/04/110404_ayuno_corazon_men.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario